CONCURSO EXPRESS

Este tipo de Concurso está regulado en el artículo 176.bis de la Ley Concursal en su apartado 4º, que regula la posibilidad de que se acuerde la conclusión del procedimiento concursal en el propio Auto de declaración de concurso. Así el Juez puede acordar la declaración y conclusión del concurso de forma simultánea, si a criterio del mismo concurren los requisitos que determina el propio artículo.

Requisitos:

  1. Cuando el patrimonio del concursado no será presumiblemente suficiente para la satisfacción de los previsibles créditos contra la masa del procedimiento. Es decir, cuando el deudor carece de activos, o cuando la valoración de los activos que posee sea claramente insuficiente para atender el pago de los costes del propio procedimiento concursal: así, la retribución del administrador concursal, honorarios de letrado, derechos del procurador, etc.
  2. Cuando no es previsible el ejercicio de acción de reintegración, de impugnación o de responsabilidad de terceros.

Beneficios:

  1. En el concurso expressno existe la figura del administrador concursal. Así que el ahorro de costes para el concursado es notable.
  2. Es un Concurso mucho más rápido y por tanto, redundantemente menos costoso, puesto que no existe fase común, ni convenio ni liquidación, así que el proceso se puede reducir a un plazo muy breve puesto que en el mismo auto el juez dicta acto la apertura y la conclusión del concurso. El juez también pide la extinción de la persona jurídica y la clausura de la hoja registral. Después se publica en el BOE, se recoge en el Registro Público Concursal y se publica igualmente en el tablón de anuncios del juzgado.

Parece claro, que en los tiempos que vivimos desde la crisis del 2008, con una economía que no acaba de despegar y más ahora, con la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas que están por venir, el concurso express se impone como el mecanismo adecuado para empresarios que tengan un negocio simple, sin demasiado inmovilizado como maquinarias, infraestructuras complejas, activos inmobiliarios, etc… Es decir, pequeños empresarios que actúen bajo una persona jurídica y, que simplemente no pueden continuar con su negocio por falta de liquidez o por falta de negocio en sí.

Solicitar ayuda

¿Qué es la reestructuración de la deuda?

La reestructuración de deuda es un proceso que se origina cuando se modifican los términos de un compromiso financiero como puede ser el plazo de devolución y la tasa de interés de un préstamo o una póliza o cualquier instrumento de financiación. Los principales  acreedores suelen ser las entidades financieras, los acreedores comerciales y las instituciones públicas (agencia tributaria y seguridad social).

¿Cómo podemos ayudarte?

Cuando un particular se ve imposibilitado para afrontar los compromisos según lo pactado con un acreedor, puede intentar reestructurar su deuda de común acuerdo con él.
  • Nos comunicamos con los acreedores

    Comunicamos la situación real en la que se encuentra nuestro cliente para dar paso a una negociación que impida el vencimiento anticipado de las deudas por incumplimiento de los pagos.

  • Negociamos con los acreedores

    Cualquier acreedor sea financiero o comercial, siempre va a querer negociar la deuda con el deudor antes de inicial una reclamación judicial. Desde creditaria te ayudamos en todo el proceso de negociación con tal de encontrar las mejores condiciones para nuestro cliente

  • Te apoyamos en todo del transcurso del proceso

    En caso de no llegar a un acuerdo con los acreedores, damos todo el apoyo procesal pertinente.

Contacta con nosotros



¿Tienes dudas? Contacta con nosotros y nuestros expertos te facilitaran toda aquella información que necesites en la mayor brevedad de tiempo. En Creditaria estamos a tu disposicion, para darte soporte y audarte en todas aquellas situaciones financieras en las que puedas requerir de una compañia experta.

Contactar