La figura del experto en reestructuración de deuda

reestructuración de deuda

La ley concursal 16/2022, del 5 de septiembre, establece la reestructuración de deuda con el fin de negociar en etapa preconcursal con los acreedores y evitar así la quiebra definitiva del negocio.

Qué es un reestructurador de deuda

El reestructurador de deuda, o experto en reestructuración de deuda, se trata de una figura ligada al preconcurso cuyo fin es el Acuerdo de Reestructuración de las Deudas con los acreedores. En previsión de una insolvencia inminente, en lugar de llegar un a concurso de acreedores y, por tanto, el cese del negocio, se mantiene el preconcurso para que el deudor pueda negociar con sus acreedores una forma de pago de las deudas pendientes.

La figura del reestructurador de deuda es la de un consultor multidisciplinar que será:

  • Necesariamente jurídico.
  • Necesariamente económico y financiero.
  • Necesariamente contable y fiscal.
  • Necesariamente laboral.
  • Necesariamente empático.
  • Con habilidades de negociación y mediación.
  • Eficiente para obtener lo máximo de los recursos con que se encuentra.
  • Eficaz para conseguir el objetivo marcado.
  • Con liderazgo, firmeza, objetividad e independencia.

La reestructuración de deuda en preconcurso de personas jurídicas

A solicitud de la empresa deudora, autónomo, del 50% de los acreedores afectados por el preconcurso, o incluso el juez si lo considerase oportuno, se deberá nombrar a un  experto en reestructuración que asista al deudor y a los acreedores en las negociaciones y en la elaboración del propio plan de reestructuración.

También se podrá nombrar al reestructurador de forma especial en los casos de que el 30% de los acreedores afectados por el preconcurso lo soliciten con asunción del pago de honorarios. En este caso, cabrá la posibilidad de la oposición del deudor en un plazo de dos días.

Funciones del reestructurador de deuda

Las funciones del experto en reestructuración de deuda en el preconcurso de personas jurídicas serán las de:

  • Asistir al deudor y acreedores en las negociaciones y en la elaboración del plan sin capacidad de administración o disposición sobre el patrimonio del deudor.
  • Emisión de informes preceptivos y solicitados por el juez.
  • Desarrollo del trabajo con criterios de diligencia e independencia.
  • Tiene responsabilidad civil por daños y perjuicios causados al deudor o a los acreedores por infracción de estos criterios de diligencia e independencia.

El reestructurador en concurso de autónomos y futuros concursos de pymes

Tras los cambios en la Ley de Segunda Oportunidad de 2022 y la entrada en vigor del libro tercero de la ley 16/2022 en enero de 2023, la figura del experto en reestructuración de deuda trae consigo una serie de cambios y adquiere especial importancia en ciertos casos.

Reestructuración de deuda para autónomos

La principal diferencia entre un autónomo y una sociedad es que el autónomo, al ser persona física, tiene la posibilidad de acudir Segunda Oportunidad en última instancia para exonerar deudas o elaborar un plan de pagos para no perder su vivienda principal, por ejemplo.

En la etapa preconcursal, el autónomo podrá nombrar al experto en reestructuración en el momento en que sienta que no puedo hacer frente a sus pagos y, una vez nombrado, tendrá que elaborar un plan de pagos para llegar a un acuerdo. En el caso de no llegar a acuerdo, se tendrá acudir a concurso.

Reestructuración de deuda para PYMES

Con entrada en vigor en enero de 2023, la ley concursal 16/2022, permitirá el nombramiento de un experto en reestructuración de deuda para asegurar la continuidad del negocio, así como la capacidad del mismo de hacer frente a sus pagos y deudas, evitando, por tanto, la quiebra y cierre.

Estas empresas podrán tramitar el preconcurso como procedimiento de continuidad para salvar la empresa, como hemos comentado anteriormente, o como procedimiento de liquidación (con o sin transmisión de la empresa). No obstante, si el concurso es calificado como culpable o si los socios avalan personalmente algún préstamos, deberán responder con sus bienes personales ante estas deudas.

Qué empresas se podrán acoger a la reestructuración de deuda

Según establece la ley, podrán acogerse a la figura del reestructurador de deuda aquellas pymes:

  • Que tengan menos de 10 empleados en el último año.
  • Cuyo volumen de negocio sea inferior a los 700.000 € anuales.
  • Con un pasivo inferior a los 250.000 €.

Conclusión

Tanto los cambios de la nueva reforma 16/2022 como la posibilidad de los autónomos de acogerse a la reestructuración de deuda o a la Ley de Segunda Oportunidad, suponen un paso adelante tanto por la apertura que suponen en el espectro de herramientas de las que disponen los autónomos para salvar su negocio.

A su vez, en el caso de las PYMES, la apertura y la agilidad de reestructurar la deuda sin acudir a concurso de acreedores supone un paso adelante ante la posibilidad de mantenerse a flote en momentos de dificultades financieras.