La sentencia de la manada: resumen jurídico

15/05/2018 - Derecho penal la manada

La Sentencia del caso de “la manada” ha conllevado serias críticas sobre el fallo que la Audiencia Nacional de Navarra ha dictado para los acusados por los hechos relativos a la fiesta de los San Fermines.

Como ya es conocido por todos, dos de los tres magistrados condenaron a los acusados por abuso sexual con prevalimiento frente al voto particular del tercer magistrado que defiende la absolución, y en contra de la agresión sexual defendida por el populismo.

Diferencias entre el abuso sexual y la agresión sexual

Estos delitos contra la indemnidad y la libertad sexual se encuentran regulados en los Capítulos I y II del Título VIII del Código Penal.

El bien jurídico protegido es la libertad sexual, entendiendo ésta como la posibilidad de elegir y practicar la opción sexual que se desee en cada momento, sin más limitaciones que las derivadas del obligado respeto a la libertad ajena.

Por un lado, el abuso sexual se encuentra tipificado en el artículo 181 del Código Penal, establece su apartado 1º:

El que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, será castigado, como responsable de abuso sexual, con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses”.

A continuación, el citado precepto regula ciertas situaciones contempladas para este delito, como es el caso de la Sentencia de la manada en la que se entiende prevalimiento, entendiendo ésta como “situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima”.

Por otro lado, la agresión sexual se regula en el artículo 178 del Código Penal:

“El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años”.

En este contexto, los delitos de abuso y agresión sexual consisten en la misma conducta sexual, que puede ser con o sin acceso carnal, pero lo que las diferencia, concretamente, es la existencia o no de violencia e intimación.

Así, esta cuestión debe ser analizada a través de las pruebas practicadas a lo largo del procedimiento pero lo cierto es que, en el caso de La Manada, no existe discrepancia puesto que ninguno de los jueces consideró que la conducta se realizase con violencia o intimación.

Fallo de la Sentencia de la manada

La aplicación de uno u otro tipo penal han dado lugar a diversas opiniones entre los jueces de la Audiencia Nacional de Navarra, creando un populismo sobre las consideraciones del caso de La Manada.

En mi modesta opinión como jurista, es difícil cuestionar el pronunciamiento de los magistrados que han vivido de cerca el caso y han tenido acceso a todas las pruebas para reproducir los hechos acaecidos.

Pero, sin duda, no debemos olvidar que nuestro ordenamiento regula la presunción de inocencia que supone que toda persona a la que se le impute un hecho en un procedimiento penal conserva su cualidad de inocente hasta que se demuestre su culpabilidad.

Así, la culpabilidad de los acusados debió demostrarse en el juicio con todas las garantías establecidas por la ley.

Además, para condenar por un delito de abuso o agresión sexual, debe de probarse la credibilidad y verosimilitud de los hechos, estableciéndose una versión coincidente en el tiempo que dure todo el proceso.

En este sentido, creo oportuno respetar las decisiones de los jueces, a la vez que necesario recurrir el fallo en caso de que las partes estén disconformes pues para ello existe un Estado de Derecho que da la oportunidad de acudir a un órgano superior.

En este contexto, desde un punto de vista jurídico, nadie debería cuestionar si estamos ante un abuso o agresión sexual pues este tipo de delitos son muy complejos y sólo analizando el caso, de cerca y en todo momento, sería posible dar una opinión acerca del fallo.

No olvidemos que la función de un magistrado es aplicar la ley, estando en manos del legislador la reforma que, ante un fallo tan mediático, es posible que se haga necesaria.

Si quieres hacernos tu consulta, ¡contacta ahora con nosotros!

Comparte Facebook Twitter LinkedIn Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *