Diferencias entre la separación y el divorcio

01/01/2018 - Divorcios y separaciones, particulares separación y el divorcio

La separación y el divorcio se tratan de dos formas jurídicas distintas que se encuentran reguladas en los artículos 81 al 101 del Código Civil.

Pero es importante tener en cuenta las consecuencias de uno y otra si estamos pensando en optar por una de ellas en caso de crisis matrimonial.

Concepto de la separación y el divorcio

La separación supone el cese de la convivencia conyugal en virtud de decisión judicial, e implica consecuencias tanto patrimoniales como personales.

Además, debemos distinguirla de la separación de hecho que supone la decisión de cesar la convivencia, con las mismas consecuencias, pero no requiere la intervención judicial.

Por otro lado, el divorcio supone la disolución del vínculo matrimonial y es necesario que se declare por parte de un juez.

Causas de la separación y el divorcio

Actualmente no hay que alegar ninguna causa para solicitar la separación y el divorcio, es suficiente con el deseo de uno o ambos cónyuges de cesar la convivencia (separación) o de disolver el vínculo del matrimonio (divorcio).

Así, el Código Civil únicamente exige que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio, salvo que se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral, o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

Una vez transcurridos los tres meses, podrá decretarse judicialmente la separación o el divorcio a petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, o bien a petición de uno solo de los cónyuges.

Efectos de la separación y el divorcio

Ambas figuras producen efectos una vez recaída la sentencia, pero las consecuencias de una u otra son distintas. Así, podemos señalar lo siguiente:

  • La separación supone la separación de bienes (disolución de la sociedad de gananciales, en su caso), mientras que el divorcio implica la disolución del régimen económico matrimonial.
  • No se puede contraer nuevo matrimonio mientras no tenga lugar el divorcio ya que la separación no supone la disolución del vínculo matrimonial.
  • En ambos casos se pierden los derechos sucesorios en caso de sucesión abintestato (sin testamento).

Por otro lado, ambas figuras exigen ciertas medidas respecto al cuidado de los hijos, en su caso, que deberán fijarse en la sentencia: guarda y custodia, régimen de visitas, régimen de comunicación y estancia, ejercicio de la patria potestad gastos de mantenimiento, etc.

Además, la sentencia en ambos casos también deberá reflejar los términos del convenio regulador presentado por las partes o acordado por el Juez, respecto a la disolución del régimen económico del matrimonio, al uso de la vivienda y, en su caso, al derecho de pensión de uno de los cónyuges.

La separación y el divorcio son temas familiares delicados por lo que te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de un experto en la materia para resolver este tipo de situaciones.

¡Consúltanos tu situación!

Comparte Facebook Twitter LinkedIn Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *